8. Intimidad

El mejor de los hombres es semejante al agua,
La cual beneficia a todas las cosas, sin ser contenida por ninguna,
Fluye por lugares que otros desdeñan,
Donde se acerca más deprisa al Tao.

Así, el sabio:
Donde mora, se acerca más deprisa a la tierra,
En el gobierno, se acerca más deprisa al orden,
Hablando, se acerca más deprisa a la verdad,
Haciendo tratos, se acerca más deprisa a los hombres,
Actuando, se acerca más deprisa a la oportunidad,
En el trabajo, se acerca más deprisa a lo competente,
En sentimientos, se acerca más deprisa al corazón;
No lucha, y así permanece libre de culpa.

Lao Tse

Tao Te Ching

.


martes, 26 de noviembre de 2013

CICLICIDAD



Este Hoy en la coquita de nuestras manos es examinado con ternura y reconocimiento a su infinitud dentro de esa serie, sumatoria de tantos “hoy” que lo conforman, idénticos a sí mismos y a la Fuente de donde manan inagotables, porque son de la misma esencia de la fuente. Sí, a través de nuestro hoy echaremos una mirada atenta a la vida cíclica. Esa “ciclicidad” que forma parte de todos, seamos tangibles o intangibles, como son: la sucesión de las noches y de los días, del flujo y reflujo de los mares y en general de todos los líquidos; de las lluvias y sequías, el nacimiento de las fuentes de agua y su viaje hasta el mar, su evaporación para convertirse en nubes y su regreso al seno de la tierra para volver a asomar como hilito cristalino por tantos lugares pendientes del vientre de la Madre, la Mar, de Gea, de la Pacha Mama, como deseemos llamarla. Dentro de ese hoy están también los ciclos inhalación/expiración o los tiempos de la vida —incluidos en ella, gestación, nacimiento, crecimiento, reproducción, muerte... gestación, etc. —; la secuencia de las estaciones, la migración de las aves, las sístole y diástole del corazón de los cuerpos vivos y del Cosmos, el palpitar de los átomos y su rotación y traslación, tan idénticas a las de los planetas y astros en el firmamento. Y frente a ese devenir observar con humildad la manía que tenemos de contar las veces que pasa por un punto de referencia cada uno de los entes que nos metemos entre ceja y ceja para bautizarlos con tantos nombres, por ejemplo, días, semanas, meses, años, lustros, décadas, siglos, milenios, evos,  etc., hasta llegar a la definición de conceptos tales como: niñez, juventud, adultez, vejez, eternidad, sin darnos cuenta que la Humanidad no solo posee cuerpos físicos sino también esa parte intangible que llamamos “aliento”, alma, espíritu, cuyo referente real es el Universo Infinito que, si acaso se muestra es a través de la elipse imaginaria que marca su ruta de salida y entrada al Origen.

Sí, hoy, en nuestras manos, tenemos a éste referido: nuestro programa “Cantaclaro Invita” de su emisora El Mundo en Voz. En este día, miércoles 27 de noviembre, con las manos unidas una frente a la otra, a la altura del pecho y con reverente inclinación de cabeza, damos las gracias a todos los que nos han ofrecido de forma incondicional su abrazo fraterno. Así, apoyados durante este tránsito de seis programas, hemos ido abriendo un nicho aún insipiente pero firme, de entendimiento y gozo por la Vida Una.

Ana Lucía Montoya Rendón
Noviembre 2013


.

No hay comentarios: