8. Intimidad

El mejor de los hombres es semejante al agua,
La cual beneficia a todas las cosas, sin ser contenida por ninguna,
Fluye por lugares que otros desdeñan,
Donde se acerca más deprisa al Tao.

Así, el sabio:
Donde mora, se acerca más deprisa a la tierra,
En el gobierno, se acerca más deprisa al orden,
Hablando, se acerca más deprisa a la verdad,
Haciendo tratos, se acerca más deprisa a los hombres,
Actuando, se acerca más deprisa a la oportunidad,
En el trabajo, se acerca más deprisa a lo competente,
En sentimientos, se acerca más deprisa al corazón;
No lucha, y así permanece libre de culpa.

Lao Tse

Tao Te Ching

.


sábado, 14 de junio de 2014

CADA UNO VA


¿Qué pienso? 

Que no hay nada nuevo. Que por más que deseemos ser mentores de novedades, terminamos siendo, "la copia de..., parecidos a...". Definitivamente, lo que hay que hacer es, asumir con elegancia que somos unos loros bien mandados, con buen amo que nos ha enseñado a "cotorrear" muy lindo, o casi lindo.

— Periquito, ¿quiere cacao? ¡rua! ¡rua! ¡ruaaaaa!

La originalidad es una palabra muy hermosa, pero como característica de un individuo, es patética. Posar de originales... me porduce prurito. No quiero esa urticaria sobre todo, porque es más molesta cuando nos vamos a la cama; allí sí que no hay forma de calmar esa rasquiña.

Y como no tengo urticaria, (carranchil en los pobres, decían nuestros viejos), voy a expresar recuerdos nada originales.

CADA UNO VA

Cuando uno dice, —sueño con un cielo lejano—, no es porque quiera ir hasta la China o literalmente hasta el fin del mundo. No, tan solo es una manera de expresar anhelos o añoranzas de mundos cada vez más sutiles. Para ese viaje, cada uno se toma el tiempo que su alma requiera, cada uno va con el ropaje que ha escogido, no con lo que otros le impongan. Cada uno va consigo mismo, trastabillando o firme; cada paso lo da de día o de noche, transita por caminos llanos o pendientes, aguanta resolanas, lluvias, tempestades, saqueos, abusos, o a veces, goza de la plenitud de la dicha. Cada uno va, porque así lo decide íntimamente, aunque no siempre esté consciente de ello. Lo importante es que, “sí o sí“, va. Es su decisión y de nadie más. Nadie puede conducir al otro, ni el padre, ni la madre, ni el hermano, ni el amigo, mucho menos los afanados pastores; todos ellos quizás, quieran indicar rutas, sin embargo, el alma, por su misma naturaleza es “positivamente sorda”, viene con tendencia innata al descenso o al ascenso, y también, sin saberlo, muchas veces actúa como ave de alto vuelo, o como creatura de pozos profundos; según sean sus necesidades y su libre albedrío así hace su marcha. La sociedad, de acuerdo a los códigos con los ha regido a la manada, se molesta cuando el comportamiento individual es marcadamente diferente del resto del conglomerado.

Adentro de cada individuo hay un sentido profundo de lo que es volar, un recuerdo vívido de infinitas travesías y de paisajes vistos desde imponentes alturas; dentro de cada uno existe la sensación de siempre haber tenido la vista aguda, sentimiento definido de ser, simultáneamente, ruta, águila, empinada roca y nido.

Sí, ya sea volando, andando, reptando, nadando o en la quietud del vegetal o de la roca, el ser siempre va… en sus adentros no concibe las nociones de Tiempo y de Espacio, si no siempre una eterna marcha.

Ana Lucía Montoya Rendón
Junio 2014

Nota:


De nuevo me digo,

¿No estará todo dicho?

Creo que sí, insisto. Leemos la Odisea y tantos otros libros de antiguas culturas, por ejemplo, de la India, ¿no sentimos muchas veces cuando hacemos esas lecturas que hay una memoria presente? De eso quería tratar cuando titulé mi pequeño texto, CADA UNO VA. Le hice esa antesala jocosa por mi supuesta "originalidad" y, de paso, por la de muchos.

Qué son las olas en la moda, no solo la moda en la ropa, sino en las artes, en los usos y costumbres de las distintas civilizaciones que nos han precedido  ¿que ha cambiado? Quizás los instrumentos y frente a ellos algunas actitudes de la gente. Sin embargo, de los Mayas, de los Egipcios, de los Incas y de tantos otros pueblos, han encontrado lo avanzados que eran en las ciencias, en el manejo de la agricultura y en el conocimiento de l Universo, entre otros… 

Ana Lucía Montoya Rendón
Junio 20114.


.

No hay comentarios: